MyCollegeGuide

      Search >

    6 cosas que todo estudiante de primer año de universidad debe saber

    Algunos expertos ofrecen consejo en cómo navegar los grandes cambios que siguen.

    Amy Adair-Bode

    Read In English

    Tu primer año de Universidad puede ser emocionante, escalofriante, y estimulante. ¿Conocerás nuevas amistades? ¿Tendrás nostalgia? ¿Necesitas escoger tu especialidad inmediatamente? En seguida puedes leer seis cosas que todo estudiante de primer año debe saber.

    1. Hacer nuevas amistades

    No es fácil decir adiós a los amigos de la preparatoria y volver a empezar. Entre la orientación para estudiantes de primer año y las actividades de dormitorio, es fácil conocer nuevas personas. En la Universidad Spring Arbor, de Spring Arbor, Michigan, los estudiantes se conocen antes de empezar el año escolar a través de un grupo en Facebook para nuevos estudiantes. “Nos empeñamos en formar una comunidad,” dice Malachi Chase, vice presidente de matrícula. Hasta nos aseguramos que los estudiantes de primer año tengan con quién sentarse en el comedor. “Los estudiantes tienen pánico porque no saben con quién van a comer” dice Chase. “Así que ponemos a los de primer año con un grupo. Nosotros ayudamos a los estudiantes a formar amistades dese el primer día.”

    2. Curar la nostalgia

    Mientras te ajustas a haber salido de casa y a vivir solo, posiblemente sentirás nostalgia tarde o temprano. No te preocupe—no estás solo. Una manera segura para hacer a un lado la nostalgia es involucrarse en actividades del campus. “Aun si vas a casa los fines de semana, trata de permanecer en el campus el primer mes,” dice Mary Dulabaum, directora de mercadeo y comunicaciones de la Universidad Judson en Elgin, Illinois. “Siempre hay actividades y es importante formar esas relaciones nuevas.”

    3. Escoger tu especialidad

    ¿Tienes que escoger tu especialidad en el primer año? No necesariamente, de acuerdo a Dulabaum. A menos que sigas una carrera con clases específicas los cuatro años, como enfermería o ingeniería, toma tu tiempo en escoger una especialidad. “No importa si cambias de especialidad,” dice Dulabaum. Toma tantas clases como te sea posible para que te des cuenta de lo que en realidad te gusta. Acuérdate de hablar con tus profesores y tu consejero académico. Y fija una cita con un consejero en el centro de profesiones—ellos tienen muchísima información útil.

    4. Pagar la factura

    ¿Con pánico por la colegiatura? Comienza hablando con tu consejero de finanzas, que está allí para contestar tus preguntas y ayudarte a buscar una manera para que tu educación sea accesible. Llena solicitudes para cuantas becas puedas, grandes y pequeñas. Llena tu FAFSA y regrésala para la fecha indicada para asegurar la mayor ayuda financiera posible. No olvides que cosas como libros, artículos escolares, y pizza se acumulan rápidamente. Prepara un presupuesto realístico antes de ingresar a la escuela, y apégate a él. Si no te alcanza el dinero y necesitas ganar más, hay muchas oportunidades de empleo en el campus.

    5. Cumpliendo lo requerido

    La universidad es definitivamente más difícil que la escuela preparatoria. Tal vez te veas tentado a faltar a clase, pero no lo hagas. Asistir a cada clase, y calendarizar un tiempo de estudio son algo esencial para el éxito académico. Pero si te vas quedando atrás o no entiendes el material, pide ayuda. Habla con tus profesores, busca un tutor, o únete a un grupo de estudio. “Busca el centro de éxito estudiantil universitario. Ellos te pueden ayudar con técnicas de estudio o tutoría,” dice Dulabaum. “Sé proactivo. Queremos que triunfes.”

    6. Viviendo con compañeros de habitación