MyCollegeGuide

      Search >

    5 pasos para que los préstamos estudiantiles trabajen a tu favor

    PESTAMO: ¿Una inversión sabía o una mala palabra?

    Janna Jones

    Read In English

    En la economía del día de hoy, donde la deuda estudiantil ha sobrepasado 1 billón de dólares, los préstamos estudiantiles están cultivando una mala reputación. ¿Pero son todos malos? ¿Y sigue valiendo la pena la inversión financiera de asistir a una universidad? Hablamos con expertos en ayuda financiera para que te den la información privilegiada sobre el valor de una educación universitaria y de cómo impedir que los préstamos estudiantiles controlen tu vida.

    Los datos básicos

    Un préstamo estudiantil es dinero que se pide prestado para pagar los gastos de una educación universitaria. A diferencia de becas, los préstamos son un tipo de ayuda financiera que tiene que pagarse, incluyendo intereses. Para muchas familias, aún las que han ahorrado para la universidad, los préstamos son una parte clave de cómo pagar por la educación superior.

    Aquí tienes la idea básica: un préstamo estudiantil le da a alguien la habilidad de obtener un título universitario, lo cual abre la puerta a puestos con mayores salarios que le permite al graduado pagar, poco a poco, su préstamo durante su carrera. Sin embargo, en la recesión económica de los años recientes, algunos graduados han tenido dificultad de encontrar trabajo, por lo tanto también han tenido problema en pagar sus préstamos estudiantiles.

    ¿Siguen siendo los préstamos estudiantiles una buena idea? Nuestros expertos dicen que sí—la clave es acomodar los préstamos dentro de un paquete financiero.

    Marilae Latham, directora de ayuda financiera en la universidad Greenville College, dice, “Razonable es la palabra clave aquí. Es razonable cuando la familia pide un préstamo sólo para lo que se necesita para pagar los gastos directos. El objetivo responsable es mantener la deuda del préstamo lo más baja posible.”

    Ed Kerestly, director de servicios financieros estudiantiles en Abilene Christian University, agrega, “Para la mayoría de los estudiantes, pedir un préstamo para cubrir parte del costo de la educación universitaria sigue siendo una de las mejores inversiones que uno puede hacer. La educación paga. Sin embargo, con toda inversión o decisión financiera mayor, es importante que estés informado y que te detengas y pienses antes de actuar.”

    Las 5 Cs que hacen que los préstamos estudiantiles trabajen a tu favor

    ¿Cómo puedes hacer una buena inversión educativa sin quedar sobrecargado por la deuda?

    Aquí encontrarás cinco claves que te ayudarán a que los préstamos estudiantiles trabajen a tu favor:

    1. Comprender

    Entre más sepas sobre escuelas, en específico, sobre ayuda financiera, y sobre préstamos en particular, lo mejor preparado que vas a estar para hacer decisiones sabias.

    Empieza por investigar diferentes escuelas y por entender lo que cada una ofrece. Hacer esto te ayudará a reconocer el valor de lo que merece tu inversión financiera. “Típicamente empiezo toda conversación que tengo con estudiantes y sus familias sobre pagar por la universidad con dos cosas—valor y accesibilidad de precio,” dice Kerestly “Al considerar el valor, debes determinar lo que valoras en la experiencia educativa por la que vas a pagar y asegurarte que concuerda con los valores de la universidad que escoges. Es entonces que abordas el asunto de si el precio es accesible al determinar la ayuda que se te da para pagar por la universidad.”

    Latham cree que una educación cristiana universitaria es una inversión sólida. “Una universidad cristiana retará al estudiante a entrenar su mente intelectualmente, fortalecer su corazón hacia Cristo, y entrenar las manos para trabajar—ganarse la vida y también contribuir a la comunidad a través del servicio,” dice ella.

    Pages